A finales de los años setenta aterrizan en la Liga Inglesa los primeros futbolistas extranjeros. Entre los más destacados algunos futbolistas argentinos. A los pocos años de llegar estalla la Guerra de las Malvinas. Contamos la historia de estos pioneros en territorio hostil. 

Esta semana otro fallecimiento ha vuelto a entristecer al mundo del fútbol. Uno más en un 2020 trágico en todos los sentidos. En esta ocasión nos ha dejado Alejandro Sabella. Muchos futboleros le conocerán por ser el seleccionador argentino que consiguió el subcampeonato en el Mundial de Brasil de 2014. Sin embargo, la historia de Sabella en el fútbol va más allá de este logro reciente.

Alejandro Sabella fue el primer argentino que jugó en el fútbol inglés. En 1978 fichó por el Sheffield United, equipo que en aquellos años transitaba por la segunda y la tercera división inglesa. Posiblemente no estamos hablando de un fichaje de renombre. Tampoco la carrera de Sabella tuvo mucha relevancia en Reino Unido. Sin embargo, fue el primero de muchos. Un pionero que abrió la puerta de un fútbol que en aquel momento era muy reacio a mirar a otras latitudes.

Meses después de Sabella aterrizaron en Inglaterra otros jugadores argentinos como Osvaldo Ardiles, Ricardo Villa o Claudio Marangoni. La historia de todos ellos no fue sencilla. No solo tuvieron que romper prejuicios y estereotipos por ser los primeros. Para su desgracia, su país de origen y su país de acogida acabaron enfrentándose militarmente. La Guerra de la Malvinas condicionaría la vida de muchos argentinos y truncó de raíz la carrera en Inglaterra de estos pioneros del fútbol.

La Guerra de la Malvinas condicionaría la vida de muchos argentinos y truncó de raíz la carrera en Inglaterra de estos pioneros del fútbol.

La realidad es que el mundo en los años setenta vivió momentos de cambio. Son los años en que se desata la furia por la música disco, mueren grandes artistas como Jimi Hendrix y Elvis Presley. Occidente sobrevivió convulsionada a la crisis del petróleo. En Estados Unidos estalla el escándalo del “Watergate” y se pone fin a la guerra del Vietnam. Latinoamérica se llena de dictaduras militares. El terrorismo mundial vive un apogeo sin precedentes y una revolución tecnológica empezó a cambiarlo todo.

El fútbol no será ajeno a todas estas transformaciones. De la mano de figuras como Pele y Cruyff vivirá su primera gran universalización. En Europa, la escuela holandesa dirigida por Rinus Michels provoca una nueva forma de entender el juego, es la génesis del fútbol moderno. En el continente americano se vivirá una excitante transición futbolística, Maradona asumirá el reinado dejado por Pele.

Foto Marca. Ardiles, Marangoni, Sabella y Villa frente al puente de Londres

En este contexto de evolución futbolística Argentina en 1978 se proclamará campeona del mundo por primera vez en su historia. Los aficionados al fútbol de todo el planeta empiezan a fijar sus ojos en Argentina y en sus grandes jugadores. En contraste el fútbol británico vive una profunda crisis. Los ingleses, inventores y exportadores del juego, fueron incapaces de clasificarse para el Mundial de 1978. En aquellos años una sensación de decadencia se instaló en todos los estamentos del fútbol inglés.

Los dirigentes de la federación inglesa llegaron a la conclusión que la recuperación del prestigio perdido pasaba por una obligada apertura. Su autarquía futbolística empezaba a ser una losa demasiado pesada. Una de las primeras mediadas que adoptaron fue permitir que los jugadores de otros países pudieran competir en el campeonato inglés. En el verano de 1978 desembarcaran los primeros futbolistas extranjeros en Inglaterra. Los jugadores argentinos, provistos del áurea que otorgaba ser campeones del mundo, serán el gran objeto de deseo de los equipos ingleses.

En el verano de 1978 desembarcan los primeros futbolistas extranjeros en Inglaterra. Los futbolistas argentinos, provistos del áurea que otorgaba ser campeones del mundo, serán el gran objeto de deseo de los equipos ingleses.

El Tottenham Hotspur hará una arriesgada apuesta fichando a dos estrellas de la selección argentina campeona del mundo. A finales de 1978 aterrizan en Londres, Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles. La expectación ante su llegada será absoluta. Un año más tarde el Sunderland de segunda división ficha de San Lorenzo de Almagro a Claudio Marangoni. Sin bien este jugador rosarino solo jugará un año en Inglaterra, en dicha temporada conseguirá un exitoso ascenso a la máxima categoría del futbol inglés.

Los aficionados ingleses acostumbrados y fieles a sus jugadores patrios veían por primera vez peloteros no británicos campar por sus campos de fútbol.  La presión fue máxima para los jugadores recién llegados. Sin embargo, en poco tiempo y gracias a su talento futbolístico muchos de ellos se ganaron el respeto de los aficionados.

Presentación de Sabella con sheffield

Aquel “exótico” Tottenham de finales de los setenta y principios de los ochenta desplegó un fútbol virtuoso que le llevó a alzarse con la FA Cup en dos ocasiones. Los aficionados del Tottenham acogieron e idolatraban a sus nuevos jugadores argentinos. No obstante, su aportación futbolística fue fundamental para los éxitos del equipo. De hecho, un gol de Ricardo Villa en Wembley frente al Manchester City en 1981 dio la FA Cup al equipo de Londres.

Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles se convirtieron en ídolos de los aficionados del Tottenham, pero en 1982 todo iba a cambiar súbitamente. En el mes de abril de ese año, tropas argentinas, ocupan las Malvinas, territorio bajo soberanía del Reino Unido. Los militares argentinos desalojaron a las autoridades británicas y establecieron una gobernación militar.

Villa y Ardiles en la previa de un partido del Tottenham

El 2 de abril de 1982, Leopoldo Galtier, Presidente de la Junta Militar que gobernaba Argentina, retó públicamente a los británicos. En un discurso multitudinario en la Casa Rosada vocifero “Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla”. El Gobierno británico, dirigido por la Primera Ministra Margaret Thatcher, envió una gran fuerza expedicionaria a la Malvinas para recuperar la soberanía del Archipiélago. La Guerra había comenzado. Al cabo de diez semanas las fuerzas militares británicas desalojaron a las tropas argentinas.

La guerra de las Malvinas precipitó la caída de la dictadura argentina y también acabaría con la aventura futbolística en Inglaterra de Alejandro Sabella, Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles. Ninguno de los tres jugadores argentinos pudo soportar el clima social que se generó en el Reino Unido contra su país y decidieron abandonar Inglaterra.

Antonio Sabella, que tras dos buenos años en el Sheffield United en segunda y tercera división había sido fichado por el Leeds United de la máxima categoría del futbol inglés abandonó el Reino Unido para volver a su país y recalar en Estudiantes de la Plata.

Osvaldo Ardiles que era ya un ídolo de masas en Inglaterra, participó incluso en la celebre película de “Evasión o Victoria”, con el inicio de las hostilidades decidió irse a jugar al PSG francés. Según él mismo comentó no pudo soportar la presión. No podía seguir viviendo en un país que estaba en guerra con el suyo. Su primo, Pepe Ardiles, aviador del ejército argentino fue derribado en combate durante la contienda bélica en Malvinas.

Ricardo Villa también se vio obligado a dejar Inglaterra. Decidió irse a jugar a Estados Unidos. Su mítico gol en Wembley no fue suficiente. La animadversión hacia su nacionalidad fue de tal magnitud que decidió abandonar el país.

La guerra de las Malvinas precipitó la caída de la dictadura argentina y también acabaría con la aventura futbolística en Inglaterra de Alejandro Sabella, Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles

Inglaterra y Argentina volvieron a restablecer relaciones diplomáticas en 1990. Aquella guerra truncó prometedoras carreras futbolísticas. Hoy el futbol inglés está más que acostumbrado a ver futbolistas argentinos en sus Estadios. Agüero, Tevez, Crespo o Verón son alguno de los jugadores gauchos que han sido ídolos en Inglaterra en los últimos años. Pero no debemos olvidar que los primeros que llegaron no lo tuvieron fácil. La coyuntura política del momento no les ayudó.

El 7 de febrero de 2008 Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles fueron incluido en el Salón de la Fama del Tottenham, un reconocimiento más que merecido que posiblemente les reconcilie con su injusta despedida.

La historia de estos pioneros del fútbol muestra una vez más que la guerra destruye todo a su alrededor. Incluso es capaz de acabar con cosas tan particulares como una carrera futbolística. Como dijo Jorge Valdano, ex futbolista argentino y campeón del Mundo “El futbol es lo más importante de las cosas menos importantes”.

4 thoughts on “Los primeros futbolistas argentinos en Inglaterra y la Guerra de las Malvinas

  1. Excelente relato totalmente real. Viví esa época y la recuerdo mucho porque Ardiles y Villa representaban la bandera del reconocimiento al fútbol argentino en la mismísima Inglaterra. Villa, candidato a ser el “10” albiceleste en 1978 perdió su lugar en el equipo con un cordobés muy hábil de apellido Valencia y luego con el fenómeno Mario Kempes. Ardiles, fue titular toda la copa.
    Enhorabuena por la nota.

    1. Muchas gracias Sergio por el comentario. Fueron dos carismáticos futbolistas. Además de ser buenos jugadores tiraron abajo puerta para que otros pudieran pasar

  2. Qué buen artículo. Además de reflejar esa época en la que Inglaterra empezó a recibir futbolistas de otros países, habla también de la contaminación política en el deporte. Y cita a uno de mis jugadores argentinos preferidos, Osvaldo Ardiles tenía una clase bárbara. Gracias.

    1. Gracias a ti Leopoldo. Osvaldo Ardiles fue un icono en todos los sentidos. Llegó incluso a actuar en Evasión o Victoria

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*